El hombre ya pescaba en la Edad de Piedra

El hombre de las cavernas desarrolló la habilidad y técnica para pescar en alta mar piezas de gran tamaño como atunes hace 42.000 años, según los restos descubiertos por arqueólogos australianos en Timor Oriental.

El equipo de la Universidad Nacional de Australia reveló este viernes en un comunicado que, entre otros objetos, hallaron el anzuelo más antiguo del mundo, fabricado a partir de concha y con una antigüedad de entre 23.000 y 16.000 años.

“Lo que la excavación en Timor Oriental muestra es que los hombres prehistóricos en esta isla del Sudeste Asiático tenían unas habilidades marítimas increíblemente avanzadas”, explicó la arqueóloga Sue O’Connor, líder del grupo.

Los descubrimientos de las excavaciones, realizadas en la caverna de Jerimalai, también evidencian que aquellos hombres contaban con los conocimientos necesarios para realizar travesías oceánicas hasta Australia.

“El lugar que hemos estudiado tenía más de 38.000 raspas de unos 2.843 peces que databan de hace 42.000 años”, agregó O’Connor, que descubrió la gruta de Jerimalai en el año 2006. En su opinión, los habitantes de aquella época eran hábiles confeccionando herramientas artesanales y aventajados pescadores según los restos encontrados, pero se desconocen los detalles de cómo realizaban las capturas.

“No está claro qué método utilizaban para capturar a los peces del pelágico o incluso en aguas menos profundas, pero el atún puede capturarse con redes o con anzuelos. En cualquier caso parece cierto que esta gente utilizaba tecnología bastante sofisticada”, agregó la arqueóloga.

O’Connor admitió que queda un largo camino por recorrer hasta que nuevos hallazgos en Jerimalai aporten luz sobre cómo estos hombres alcanzaron por mar Australia hace al menos 50.000 años, algo que se sabe desde hace mucho tiempo.

“Sabemos que usaban barcas porque Australia estaba separada del Sudeste Asiático por el océano. Cuando miramos a las embarcaciones que los aborígenes usaban cuando entraron en contacto con los europeos, sin embargo, vemos que eran muy simples, como canoas o balsas”, declaró la experta.

Los “homo sapiens” que habitaban estas cavernas de piedra caliza se alimentaban de tortugas, atunes y ratas gigantes y se adornaban con conchas. Los descubrimientos del equipo dirigido por O’Connor en Jerimalai, en la punta este de la isla, fueron publicados en el último número de la revista “Science”.

 

FUENTE: La Vanguardia

Noticias relacionadas

Deja tu comentario Los campos marcados con * son obligatorios